“NO TENEMOS NI BIENES NI PALABRAS SUFICIENTES PARA AGRADECER TANTA SOLIDARIDAD”

“NO TENEMOS NI BIENES NI PALABRAS SUFICIENTES PARA AGRADECER TANTA SOLIDARIDAD”

Elvio Ritchie es un vecino del Paraje Las Golondrinas, Barrio Bosques Al Sur, de la localidad de Lago Puelo y a poco de cumplirse un mes de la catástrofe escribió una carta cargada de agradecimiento y de esperanza.

Palabras necesarias de Elvio.

29 días de Resiliencia: Crónica a 29 días del Fuego que asoló la Comarca

A 29 días del incendio intencional que arrasó con más de 450 hogares, queremos decir que si vienen a Lago Puelo y deciden visitar a la gente damnificada del Barrio autogestivo “Bosques al Sur”; nos encontrarán trabajando codo a codo con amigos/as, voluntaries y organizaciones en general que tienen en común lo que aquí llamamos “abundancia de corazón”. Hace 29 días que trabajamos sin descanso, sin poder transitar el duelo necesario de aquellos que lo han perdido todo. Hablamos del indecible dolor de ver calcinados nuestros hogares, nuestros árboles, incluso nuestras mascotas (el fuego no dio tiempo a nada más que salvar la propia vida y la de quienes nos rodeaban). Hablamos de la pérdida de toda esa porción de espacio y seres tan caros a nuestro sentido de pertenencia. Contamos ya 29 días sin poder transitar la angustia y la impotencia de vernos indefensos ante una marea de fuego que en cuestión de minutos destruyó un barrio completo con sus 57 viviendas. Sin embargo y pese a todo hoy, a 29 días, nos estamos levantando de nuevo, y eso es sólo gracias a la gente. En lo personal nunca vi tanta concentración de gente buena, tanta solidaridad y empatía. Desde el día cero al día de la fecha, la única ayuda real que tuvimos, los barrios populares damnificados, es la asistencia de la gente. Primero con donaciones que nos alimentaron y abrigaron en esos primeros días en que nuestros niños quedaron con los pies descalzos y las caritas tiznadas de hollín y de miedo. Luego con materiales, herramientas, icluso asistencia psicológica para nuestros menores (ni siquiera en eso estuvo el Estado). Ahora vecinos y vecinas de distintas localidades nos ayudan conformando cuadrillas de trabajo que llegan de todas partes para brindar su fuerza de trabajo, no tenemos ni bienes ni palabras suficientes para agradecer tanta solidaridad y asistencia de la gente. Generalmente cuando queremos esgrimir un agradecimiento las lágrimas que tenemos atascadas nos obstruyen las palabras. Escuelas, iglesias, organizaciones de derechos Humanos y otras sin fines de lucro, bomberos voluntarios de otras localidades, incluso hasta organizaciones del extranjero, fueron y son el puntal más grande sobre el que estamos reconstruyendo nuestros hogares.
Quienes vivimos tan al sur sabemos que el invierno es implacable, él no sabe de los tiempos de la política (a 29 días recién se firman convenios entre Nación y municipios afectados). La amenaza del invierno sumado al abandono y a la desidia del municipio de Lago Puelo, el gobierno Provincial y Nacional nos obliga a ser febriles, (la ayuda del gobierno Nacional nos resulta tan lejana e inasible como el helicóptero presidencial que sobrevoló la zona de desastre…). La falta de voluntad política por parte del Estado para asistir fehaciente y diligentemente a la gente, nos obliga a sacar fuerzas y recursos donde no los hay, sin descanso, sin poder transitar lo que interiormente necesita ser atendido.
Sin embargo, aunque parezca contradictorio, escribo esto lleno de esperanza y agradecimiento, (y con la espalda rota producto del sobreesfuerzo y la fatiga). Y mi sentir es también el sentir de la gran mayoría en el barrio. Digo esperanza porque mi gente sabe de resiliencia, la respiramos a diario junto a ese polvillo mezcla de ceniza y tierra quemada que nos dejó el fuego. Estamos levantando en cuestión de semanas lo que nos tomaría meses, no tenemos otra opción. Vamos a ganarle la carrera al invierno y seremos la muestra viva y palpitante de que la autogestión es la mayor herramienta que posee el Pueblo, y que sólo el Pueblo entiende nuestra pérdida. A raíz de ello la gente nos asiste y consuela. El auxilio de la gente; generoso, urgente y desinteresado en la mayor garantía de que tendremos nuevamente un techo cuando se cumpla la amenaza del crudo invierno.
A la gente, a los comunicador@s de la gente, gracias, gracias, gracias.
Por Elvio Ritchie
Paraje Las Golondrinas, Barrio Bosques Al Sur. Lago Puelo, Chubut.

One thought on ““NO TENEMOS NI BIENES NI PALABRAS SUFICIENTES PARA AGRADECER TANTA SOLIDARIDAD”

Comments are closed.