PALPITANDO EL 33° ENCUENTRO NACIONAL DE MUJERES:                                                                 LOS PREPARATIVOS DE LAS MUJERES DE LA MESETA CHUBUTENSE. 

Desde #RadioSudaca nos contactamos con Mabel Lienqueo, de la comunidad de Yala Laubat, para que nos cuenten como se vienen organizando en la comunidad, para participar del 33 Encuentro Nacional de Mujeres a realizarse 13, 14 y 15 de octubre en Trelew.
A continuación compartimos el mensaje que nos dejan las mujeres del interior de nuestra provincia.

Sobre los preparativos, Mabel nos contó

: “Con los preparativos venimos bien, con toda la energía y buena onda buscamos la manera de poder viajar presentando notas y consultando por el tema de movilidad que es lo más difícil. Si bien Trelew es una ciudad a la que la mayoría viaja, en estos acontecimientos se nos hace difícil porque somos varias las que queremos asistir. Nos hemos dado cuenta que nos ha unido este Encuentro porque estamos haciendo fuerza por este objetivo”.
En cuanto a la cantidad de mujeres que podrían venir a Trelew, nos señala: “Si viajamos al encuentro vamos todas, eso fue lo último que se conversó el martes porque teníamos todo resuelto y de repente se nos cambió el panorama y nos quedamos con pocas expectativas pero sin perder la esperanza. Asique en esa reunión decidimos viajar todas o ninguna porque todas tienen el mismo entusiasmo y sueño de

 ir al encuentro, y somos ocho más cuatro niños.”
Respecto a las expectativas que les genera este Encuentro, remarcó: “sabemos que es algo masivo, nos motiva conocer otras mujeres, compartir sus experiencias y vivir este momento que es de nosotras. Vamos para aprender, compartir alegrías, dolores, soñar con nuevos horizontes para las mujeres. Queremos que esta lucha sea en nosotras el inicio para nuestras hijas, para que puedan vivir en una sociedad más justa e igualitaria”.
Al finalizar Mabel nos transmiti
ó que lo mas importante para ellas es compartir sus realidad y experiencias, que a la vez representa a muchas mujeres: “Nos moviliza nuestra realidad, en la aldea las historias personales de cada una y de nuestras madres y abuelas de la meseta, que han sufrido y padecido tanto machismo. Nos moviliza ese dolor por el cual han transcurrido y quedaron es sus silencios, nos movilizan las mujeres que no están con sus familias porque las han desaparecido, nos moviliza la juventud, queremos acompañarlas y demostrarles que juntas podemos mucho. Nos movilizan los derechos que se nos han negado y que pronto lograremos conquistar. Nos moviliza la lucha de las mujeres que nos anteceden y por supuesto las mujeres originarias que han luchado en estos lugares sacando adelante a sus familias.”